15 de noviembre de 2010

Lecciones en el Lolita 12: Sobre ropa interior

Lecciones en el lolita, por Yuko Ueda

Traducido por Mrs. Mercury – 2009


Hola otra vez a todos
Hasta ahora, he estado intentando ajustar mis lecciones a las estaciones, pero hoy vamos a hacer una pequeña pausa. Reconsideremos una prenda lolita básica: Los pololos. Es una buena idea tener un par de ellos a mano, con sus formas redondeadas y esponjosas. Es una prenda que puede hacerte feliz y soñadora por el simple hecho de mirarla y es divertido empezar poco a poco una colección de aquellos que más te gusten.


Los pololos son un símbolo del corazón de una doncella


En estos tiempos, cuando es fácil hacerte con prendas interiores cómodas, los pololos son un símbolo femenino adorado por las lolitas de todo el mundo. Al igual que los peticoats y otras prendas íntimas, los pololos no se ven habitualmente asomando por debajo de los vestidos y faldas. Esta es la razón por la que los pololos deben apreciarse no sólo por su funcionalidad, pero sí por la manera en que los llevamos y por como llenan de felicidad nuestros corazones de doncella. En este sentido, creo que los pololos son una de las prendas más espirituales de la moda lolita.
Aunque la mayoría de los diseñadores lolita creen que los pololos son una parte esencial de un armario lolita y deben cuidarte mucho para que no se vislumbre bajo el conjunto (igual que los peticoats), hay otros que prefieren llevarlos como leggins. Pero realmente depende de las preferencias de cada una.


Variedades de pololos


De acuerdo con la moda lolita, los pololos se distinguen por ser largos hasta la rodilla, mientras que los bloomers son un poco más cortos. Tanto si decides llevar pololos como bloomers, debes combinarlos con el largo de tu falda. Aquellas que no quieren que la parte de abajo se vea por debajo de su falda deben seleccionar uno más corto. 
En general, se usan los materiales finos y vaporosos. Como muchos peticoats, el color habitual es blanco o negro, pero si buscas más podrás encontrar muchos otros colores y variedades. Por ejemplo, hay unos exquisitos pololos hechos de delicado encaje, o telas de lana fina perfectas para mantenerte abrigada. Más allá del blanco y negro, los hay rosas, beige, con estampados de frutas o dulces, de cuadros y otros estilos de arte pop. ¿No te dan ganas de coleccionarlos todos? La forma es relativamente simple; mucha gente los cose para que sean hechos a su medida. Para algunos géneros que están más alejados de la moda lolita, hay montones de materiales y diseños que son más parecidos a la ropa normal. 
Para la lolita principiante, recomiendo empezar con algo simple, liso y blanco. Estas son prendas que se lavan regularmente, así que elige una tela que puedas lavar fácilmente en casa, ya que cuidarla será mucho más fácil.


Llevarlo con coordinados


Básicamente, desde que las prendas interiores no tienen mucho impacto en las exteriores, no es necesario darle muchas vueltas para tomar una decisión. Simplemente dale prioridad a tus preferencias (aunque, por supuesto, “Nadie puede verlo, ¡cualquier cosa vale!” no es una actitud que debas adoptar). Si tienes problemas para decidirte, prueba a combinar con el color de tu falda o peticoat. De esta forma, puedes sentirte segura acerca de tu apariencia incluso si el bajo se ve un poco por debajo.
El arte de enseñar sólo el encaje o volante alrededor del bajo por debajo de tu falda es muy usado en el casual lolita y en estilos a capas, tales como llevar esta prenda interior del mismo color que un vestido baby-doll corto o una falda tipo peticoat. Aunque en la moda lolita genera, los pololos no se ven habitualmente bajo las faldas (puede que excepto un poco cuando te estés moviendo), personalmente creo que es muy mono cuando sólo se ve un poco bajo un vestido de estilo antiguo. Si vas a enseñar un poco de vez en cuando, ten cuidado de que no sea demasiado obvio y mantén tu prenda interior fuera de la vista. Trata de equilibrar las dos situaciones. De todas formas, los bajos de los pololos están hechos de elástico o lazos que puedes atar. Los pololos no sólo pueden usarse como prendas interiores, sino que también puedes llevarlos como ropa de andar por casa, tal y como dije en la lección 7 (hay muchos pijamas cuyas partes de abajo son muy similares a los pololos).
Puedes combinarlos con una camiseta o camisola para un look más atrevido. En estos tiempos puede ser más divertido elegir un modelo con un estampado de colores vivos. Para dormir, elige algo simple sin demasiada decoración que pueda presionarte la piel. 
En las calurosas estaciones como verano, los pololos pueden parecerte un poco pesados, pero son útiles para resguardar tus faldas o vestidos del sudor. 


La felicidad privada de elegir prendas interiores


Una vez que te hayas hecho a los pololos básicos, puedes probar a coleccionar modelos más atrevidos y divertirte combinándolos según tu estado de ánimo de cada día (por ejemplo, las cosas que son más formales y lisas para un uniforme escolar). Puede que incluso los que están decorados con rayas o con encaje de tul, o los elegantes de estilo clásico. Como algo que no pueden ver los demás, las prendas interiores son un lujo y nos hacen sentirnos especiales, casi deliciosamente narcisistas. Prueba a encontrar alguno que te de esa sensación de felicidad o que te haga sentir afortunada cada vez que lo llevas puesto. La cosa más importante es recordar llevarlo con ropas limpias y arregladas, incluso si no son caros. Desde el momento en que las prendas interiores entran en contacto con nuestra piel, queremos prestarles más atención. Como nota final, aunque la ropa interior no tiene reglas, ten cuidado de no caer en patrones o diseños que para los pololos o bloomers sean una excepción. Pon atención en no ir saltando por ahí demasiado y mantén una apariencia refinada. 
¡Hasta la próxima!


1 comentario:

  1. Hola ^^

    Me encantan tus post, me gustaría preguntarte dónde compras los pololos o si los haces tú misma, de hacerlos tú, ¿Cómo los haces?

    Un saludo y muchas gracias :)

    ResponderEliminar