14 de abril de 2012

El lolita en el trabajo


Escrito por A. M. Rose, publicado por Sucrerie Magazine
Traducido por Mrs. Mercury – 2010

Si eres como yo, eres joven, ya no estás en la universidad y tienes uno (¡o dos!) trabajos a tiempo parcial. Algunas tenemos la suerte suficiente de trabajar en un sitio donde podemos llevar lo que queremos, cuando queremos – pero incluso en las poco habituales oficinas con códigos de vestimenta poco estrictos, el problema persiste: ¿Cómo puedo mantenerme fiel a mi misma como lolita y al mismo tiempo ser respetada por mis compañeros?

No importa desde que punto de vista lo mires, el lolita no es un ‘look profesional’, a no ser que trabajes en la industria de la moda o el entretenimiento. Las lolitas que no pudieron llevar el estilo mientras eran adolescentes o universitarias, ahora pueden planear un presupuesto para ir llenando sus armarios, pero también se preguntarán cuando serán capaces de llevar esa ropa tan extravagante. Algunas las reservan para el fin de semana o para ocasiones especiales, mientras que otras, como yo, están descontentas por la atmósfera sofocante de la vida de oficinista y simplemente quieren más.

¿La solución? El compromiso.

Tu jefe, a no ser que seas muy afortunada, no querrá que lleves un elegante vestido de inspiración victoriana con vuelo, zapatos a juego y calcetines con encaje. Por otro lado, los clientes y tus compañeros de trabajo no son dados a tomarte en serio y serás pasada por algo cuando llegue el momento de los ascensos. Coge tu estilo lolita y redúcelo. En vez de un vestido abombado, prueba a llevar uno más moderno o un dos piezas de los colores que te gusten, y mantén los zapatos y los calcetines del conjunto original. Pon amuletos en tu bolso que denoten tu esencia lolita o lleva un bolso que sea de tu estilo de una forma más discreta.

Respecto a la ropa y los accesorios, recuerda: La actitud lo es todo. Incluso si tu conjunto no es todo lolita, mantén una apariencia impoluta, con tus uñas cuidadas y pintadas, una postura recta, modales impecables, ánimo positivo, incluso mientras haces tareas aburridas como hacer fotocopias. Estos hábitos son perfectos para la oficina, completarán tu profesionalidad y realzarán tu fiabilidad.

Si alguien de la oficina vea una foto tuya online y va corriendo a decirte ‘¡Nunca pensé que hicieras algo tan inmaduro!’, puedes decirle: ‘El lolita no es inmaduro, ¡es independiente y fuerte!’

Esas son algunas características que te harán llegar lejos, sin importar los problemas que se te pongan por delante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario