14 de abril de 2012

El lolita y la defensa personal


Escrito por Olivia Haynes, publicado por Sucrerie Magazine
Traducido por Mrs. Mercury – 2010

Cuesta mucho ser una lolita. Está el andar bien, la pose, los vestidos y el look, pero el accesorio más necesario de todos es la confianza. Hay que tener mucho nervio para vestir de forma diferente en ves de ajustarse a la sociedad, ¡pero te sentirás genial haciéndolo! Además de sentirte como una princesa, un príncipe o llevar lo que te gusta, cada lolita debe sentirse feliz en la piel en la que ella (o él) está. ¡Lleva ese parasol y esas coletas con orgullo!

Así como el lolita puede ser muy divertido, recuerda que hay todo tipo de personas que hacen que el mundo gire, y algunas de ellas pueden ser lo peor. Personas que te insultan, personas que te levantan el petti o delincuentes, son algunos tipos de personas con las que una lolita se las tendrá que ver tarde o temprano. Las molestias pueden ir desde miradas lascivas que te incomodan, hasta un ataque físico. Este es un tema de discusión constante en muchos grupos de lolitas; identificar quiénes son estas personas y cómo lidiar con ellas.

Las personas que te insultan, son aquellas que susurran -o gritan- cosas con significados maliciosos, como 'pequeña Bo Peep' (Nota de traducción: Se refiere a esa canción popular inglesa que habla de una pastorcilla que ha perdido una ovejita), 'Alicia' o cosas peores. No siempre se trata de lo que dicen, sino de cómo lo dicen. Hablan en tono grosero, con sarcasmo o te hacen cumplidos ambiguos, a menudo lo suficientemente alto como para asegurarse de que los has oído. Esta gente es increíblemente molesta, ya seas lolita, visual-kei o una persona normal. Para lidiar con ellos podemos elegir dos formas. Está la forma buena y la no tan buena, dependiendo del nivel de confianza e ingenio que tengas. La forma buena es el clásico ignorarlos. Simplemente camina como si sus comentarios despiadados fuesen agua sobre la espalda de un pato o como si te hubieran dicho algo maleducado en una conversación, simplemente sonríe y se tan agradable como un día de primavera. Eso normalmente funciona con algunos, pero normalmente necesitas tener una piel como el acero para hacerlo. Esto no quiere decir que no necesites una 'coraza' para el siguiente método (¿cuando crees que necesitarías el ingenio sino?), pero ¿como vas a manejar el sarcasmo fuerte sin una respuesta verbal activa o una respuesta física?

La forma no tan buena implica expresarte verbalmente -pero no para darle a los que te insultan lo que ellos quieren, que es una lolita acalorada o humillada. Aquí es donde entra en juego el ingenio, porque les devolverás todo lo que ellos te hayan dicho. El único truco es permanecer fría, calmada y serena mientras das una respuesta rápida. Ellos esperan que les insultes o les pisotees, así que dales algo diferente. Si ellos te dicen 'parece que hoy alguien se ha caído por la madriguera del conejo', tu podrías responderlescon calma!), 'parece que hoy alguien se ha caído por la escaleras mientras se vestía - ¿o es una nueva moda?'. Eso normalmente les deja de piedra, porque gran parte del tiempo, esa gente se mete con aquellos que no creen que se defenderán o que simplemente son más débiles que ellos. Dejarles en ridículo suele hacerles callar muy rápido, especialmente cuando están con amigos, y mas si se están riendo de el o ella. La mayoría de la gente parece más bravucona de lo que en realidad es; así que no tengas miedo de defenderte de esta manera, simplemente se una dama (o un caballero) todo el tiempo.

Aunque lidiar con aquellos que te miran y abuchean puede ser algo frustrante y te supondrá una prueba mental y emocional, al menos estás a salvo físicamente. A punto de tirarte de los pelos, pero a salvo. Hay algunas lolitas desafortunadas que han tenido que vérselas con cosas peores, como el ataque físico e incluso una violación. Por desgracia, esta moda tiene connotaciones negativas en el mundo occidental, que hacen referencia a la pedofilia e ideas de pornografía y sexualidad vil, y todo por su nombre de triste fama: Lolita.
Las personas que tiene estas ideas en su cabeza o a los perturba ver una vestimenta alternativa, pueden pensar que está bien atacarte porque tu lo 'estabas buscando', como si alguien quisiera ser atacado o violado. Es muy triste que la gente tenga que preocuparse por su seguridad por algo tan simple como la ropa, pero estos actos de violencia existen.

Antes de que asuste a alguien sin querer, dándole a pensar que va a ser atacada la próxima vez que se ponga su mejor Metamorphose, recuerda que estos ataques no son extremadamente comunes, pero ocurren lo suficiente como para ejercitar la precaución.

Yo sugeriría que si eres lolita, aprendas defensa personal. En mi ciudad, Baltimore, Maryland, hay varios centros culturales de bibliotecas que ofrecen lecciones gratuitas de defensa personal durante el verano. Pregunta en tu biblioteca local, en gimnasios o incluso en la comisaría de policía si hay posibilidad de acudir a clases gratuitas. Yo personalmente no creo que una persona deba pagar mucho para mantener su seguridad, pero algunos sitios sólo tienen clases de pago. Hablaré sobre alternativas más tarde.

Como una lolita y como mujer, estoy ligeramente en contra de algunas clases de defensa personal, porque aunque a veces hay excepciones, la mayoría son un gasto de dinero y tiempo porque sólo se centran en asustarte. Te enseñarán muchos videos de ataques de extraños o te contarán historias, y te enseñarán tácticas difíciles como rodar hacia atrás o hacia adelante (que lleva mucho tiempo para poder ejecutarse correctamente y además, ¿querrías rodar por el suelo sucio o lleno de cristales con tu nuevo vestido cuando no es necesario?), y luego te darán un silbato para usar en caso de un intento de violación, que seguramente nunca uses.

Un buen curso de defensa personal es informativo, fácil de entender, te enseñan movimientos simples pero efectivos y sin ánimo de asustarte, incluso si aquello sobre lo que están hablando da miedo. Habitualmente, estas clases son sólo de un día o un curso intensivo, que empieza con unas charlas. El instructor te explicará como hacer las cosas, el porqué de los ataques y lo que suelen hacer los delincuentes cuando quieren atracarte o violarte. Además, te hablarán de lo que hacer para evitar el conflicto y los problemas potenciales. Llegado este punto, puedes comentarle al instructor que a veces te vistes de lolita, si no lo has hecho al principio de la clase. Será mejor discutir esta cuestión después de la clase, pero no tengas miedo de hablar de ellos durante las clases para que el instructor lo sepa. Tampoco olvides hacer preguntas o hablar de situaciones en las que hayas estado en el pasado. Lleva ropa cómoda porque te moverás mucho antes de descansar. Aunque no lleves la ropa lolita en ese momento, intenta aprender bien los movimientos que estás practicando para poder realizarlos cuando vayas de lolita. Los movimientos no serán tan fluidos cuando lleves un petti o unas rocking horses.

Con un poco de suerte no tendrás que liarte a puñetazos, pero si es necesario dejar de ser una dama, esfuérzate al máximo. No hay nada como una pelea sucia: Muerde, da patadas, araña, pisotea -especialmente si llevas roching horses de madera- lanza objetos, intenta cegar con algo a tu oponente, haz lo que se te ocurra para que te dejen en paz. Usa tu parasol, tu bolso, tus uñas y tus manos para librarte de tu atacante. Recuerda pegar fuerte en lugares blandos y pegar flojo en lugares duros. En otras palabras, usa las palmas de tus manos para pegar en lugares duros como el pecho o la cabeza, y tus puños para lugares blandos, como la garganta. También haz tanto ruido como puedas. Si alguien te ataca, normalmente no es más pequeño y débil que tu, así que intenta atraer a tanta gente como puedas para que te ayuden, pero no esperes que venga la caballería; trata de defenderte tanto como puedas, para que puedas escapar de la persona – o personas – lo más rápidamente posible para ir a un lugar seguro o a las autoridades.

En cuanto a usar un arma, por favor, ten en cuenta las leyes locales y nacionales antes de hacerlo. La mayoría de los atacantes no necesita salpicar las paredes como un tomate triturado, por muy molestos que sean. Respecto al tema de usar un arma, yo personalmente sugeriría no llevar ninguna encima, porque cualquier arma puede ser usada contra ti, dado que sólo protege a la persona que la tiene. Puedes perderla, te la pueden quitar o puedes no ser capaz de sacarla a tiempo, y esto puede ser muy perjudicial para ti si dependes de ella. Esto se aplica a toda arma de defensa, desde un spray de pimienta hasta navajas o pistolas. No recomiendo llevar una Uzi (Nota de traducción: Es una ametralladora compacta) en tu bolso de Angelic Pretty, pero si quieres llevar un arma para protegerte, por favor, elige sabiamente donde la vas a llevar y ten mucha práctica usándola. Una vez que hayas visto lo que es legal en tu librería local o en la web de tu país, una navaja y un spray de pimienta, por ejemplo, busca un árbol en un área solitaria y practica en él. Trata de rociar con el spray un punto concreto una y otra vez o practica navajazos. Ten en mente que si usas un spray, el viento puede hacer que se vuelva contra ti, y corres un serio peligro de mancharte tus prendas lolita con pimienta (por no mencionar que te quedarás ciega un buen rato y con mucho dolor). Ten tu arma cerca y a mano. Llévala donde te sientas cómoda siempre y cuando sea fácil acceder a ella. Si no quieres usar una navaja o un spray, puedes tener un parasol a mano. ¡Úsalo para golpear y dar estocadas con la punta! También puedes abrirlo y cerrarlo y será una buena defensa. El parasol es un accesorio lolita muy útil y protector si no quieres manejar un arma real. Otros accesorios lolita que podrías llevar son anillos grandes que puedan hacer más daño que tus nudillos desnudos.

Si quieres aprender más que lo que te pueden enseñar en un curso de defensa personal, a lo mejor puedes apuntarte a algún tipo de arte marcial. Es más que pelear: Es calmar el cuerpo y la mente. Las artes marciales fueron usadas en un principio como formas de meditación y ejercicio. La creencia popular de que las artes marciales son para machacar a la gente, es sobretodo occidental. De hecho, cuanto más hábil seas, menos querrás enfrentarte a alguien que te pregunta que dónde has perdido la ovejita.

No hay un arte marcial perfecto. Hay tanta variedad como personas que quieren aprenderlos, así que asegúrate de averiguar cuál es el más apropiado para ti. ¿Eres una chica grande? Entonces puedes probar con Samba o Judo. ¿No puedes dar un puñetazo para salvar tu vida o estás demasiado asustada como para hacerlo? Pues prueba el Hapkido. ¿Demasiados puñetazos para tu gusto? Prueba el Wing chun. ¿Prefieres seguir siendo una dama? Entoences el Wushu estará bien para ti. Hay miles de artes marciales entre los que elegir.

Como los cursos de defensa personal, hay diamantes en bruto y 'gemas de imitación'. Muchas de las artes marciales en occidente están dominadas por los hombres, de forma que puede ser muy difícil encontrar un grupo que te guste. De todas formas, no debes sentirte maltratada porque seas una chica. Prueba cada escuela (dojo o dojang) o una clase de prueba antes de aceptar cualquier contrato o pagar nada, porque estos sitios pueden ser caros. Te deberías sentir bien y ser capaz de establecer relaciones con los compañeros de clase y el profesor, a pesar de estar como en una escuela. Si algo no te gusta, ponte las tea party de nuevo y vete a otro sitio.

Es muy importante defenderte como lolita, pero más importante aún es hacerlo como persona. Nadie debería ser atacado por nadie de ninguna manera; no importa la razón y menos por la forma de vestir. Las personas son personas, y no importa lo que lleven. Por desgracia, algunos ignoran esto y prefieren molestar. Toda lolita tendrá que lidiar con alguien molesto al menos una o dos veces en su vida; por eso, ten confianza en ti, piensa que estás siendo lo que deseas ser, mientras que otros se conforman con vivir en su celda de ignorancia, ¡y eso te dará fuerzas para enfrentarte a esa marea de estupidez!

No hay comentarios:

Publicar un comentario