8 de abril de 2012

Manejar los chismorreos


Por Jessica W., publicado en Sucrerie Magazine
Traducido por Mrs. Mercury - 2010

¿Qué lleva puesto? ¿Quién es el que va con ella? ¿Cómo puede permitirse eso? ¿No está su pelo diferente? He oído que se ha retocado la nariz…

Tanto si estás hablando de la última celebridad, de alguien de tu clase o de una lolita que has visto en la red, quieres saberlo todo sobre ellas. Es la naturaleza humana. El chismorreo nos hace sentir más poderosas. También nos puede hacer sentir más cercanas a otras personas. La gente ve programas de cotilleo y se mete en ese tipo de páginas web por una razón. Nos encanta escuchar hablar sobre personas que son más miserables que nosotros. El hecho de adorar a ciertos ídolos y la envidia juegan un gran papel en nuestra búsqueda de trapos sucios. ¿Pero qué pasa cuando nos convertimos en el tema del último chismorreo? ¿A que ya no resulta tan divertido?

Desde hace siglos la gente ha estado cotilleando. Sabemos que es algo que no va a desaparecer pronto Así que, ¿qué podemos hacer? Reconocernos a nosotras mismas como tal y dejar de ser una “chismosa” es el comienzo. Digamos que una amiga te dice que se ha comprado un rarísimo y carísimo JSK. Está vendiendo su colección entera de tacitas (que ha estado coleccionando desde que era una niña) para pagar el vestido de sus sueños. Tu…
  1. Le cuentas a todas las personas que conoces (incluso si no son lolitas) cada insignificante detalle.
  2. Te lo guardas.
  3. Se lo dices a unas cuantas amigas íntimas que también quieren el vestido que conseguirá tu amiga si tiene la suerte suficiente, pero omites los detalles acerca de cómo lo va a pagar.
Está bien contarle a la gente cosas que te emocionan, que te angustian o acerca de las cuales estás confundida, pero necesitas pensar también en las otras personas involucradas. ¿Se sentirán igual contigo cuando sepan que todos sus trapos sucios se han aireado para que todos se enteren? Si te pusieras en su lugar, no te divertiría que la gente hablase sobre ti cuando no estás, y por eso deberías mantener tu boca cerrada.

Esto también se aplica a tus secretos. Si algo te hace estar muy emocionada y fanfarroneas sobre ello, puedes iniciar un nuevo ciclo de chismorreos. A no ser que la gente te pregunte – y quieres que lo hagan – la mayoría no necesita saber cada pequeño detalle de tu vida. Aquí es donde un diario puede serte útil. Y no vale con una cuenta de LiveJournal que esté restringida sólo para amigos, si dejas entrar a todo el que pregunta. Me refiero a diario de verdad para todos tus pensamientos privados y sentimientos. No hay ningún problema en divulgar estas cosas en la red, pero recuerda que cualquier cosa que digas online puede ser vista por cualquier persona alrededor del mundo. Sólo porque pienses que una persona no conoce tu apodo de LiveJournal, ¡no quiere decir que no lo sepa!

Las webs populares como PostSecret y loli_secrets son una manera de dejar tus chismorreos sin señalar a nadie con el dedo. De primeras parece una buena idea para aquellas que quieren contar un secreto (sí, todavía será un secreto) mientras se sienten unidas a otras personas. La parte negativa de contar los secretos de forma anónima es que alguien puede aprovecharse. Los secretos maliciosos son fáciles de contar porque nadie sabe quién los pone. Aunque no se mencionan nombres, a menudo nos encontramos con que se hacen suposiciones o se dan pistas. Algunas de nosotras podríamos figurarnos de quién es cierto secreto. Con otros secretos, los lectores pueden darse cuenta fácilmente quién es la persona a quien se está criticando. Es triste pero cierto, pero a menudo no hay forma de parar la libertad expresión de cierta persona.

Así que ¡mantén tu cabeza alta! No dejes que los chismorreos de los demás te depriman. Sólo tu puedes decidir si vas a tomarte en serio lo que dicen o vas a pasar del tema. No hay forma de combatirlo; evita las comunidades chismosas. Ocúpate de hacer cosas de provecho. La gente te va a juzgar igual, ¡así que déjales! Eso no te hará una persona peor.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario